Logo de Chuac
A-AA+
Idioma:
Imagen que establece el menor valor de altura de este elemento

El Hospital Abente y Lago es el más antiguo de los hospitales que integran el actual Complexo. Se construye en el Campo del Espíritu Santo en 1626 e inicia su actividad con el nombre de Hospital del Rey para prestar asistencia a las tropas militares asentadas en A Coruña. Se componía de un solo cuerpo con dos plantas, paralelo a las murallas de la ciudad. Estaba rodeado por el Hospital del Buen Suceso, la Capilla del Espíritu Santo y el Polvorín.

En 1725 el ingeniero militar Francisco Montaigú, que llegó a España con el primer Borbón, es el encargado de realizar diversas obras en la ciudad, como  la remodelación del sistema defensivo de la ciudad y la ampliación del Hospital del Rey, incorporándole la Capilla del Espíritu Santo, con una capacidad para 200 enfermos.

En 1798 vuelve a quedarse pequeño y el Capitán General Pedro Martín Cermeño   propone el derribo de los dos hospitales y la construcción de un único hospital, pero hasta mediados del siglo XIX no se derriban ambos hospitales, en estos momentos se le denominaba Hospital Militar del Buen Suceso. La edificación del nuevo edificio se lleva a cabo durante el reinado de  Isabel II, proyectado por el ingeniero Joaquín Montenegro, construido sobre el solar del Real y del Buen Suceso, entre 1861 y 1866 .  Constaba de 15 salas y podía acoger a 300 enfermos. Se organizaba entorno a un espacioso patio, que contenía un oratorio circular que se encontraba cubierto con una cúpula. Los enfermos podían oír misa sin salir de las salas.

En 1946 un incendio asola completamente el hospital, dejando solo sus paredes. Considerado como el suceso más serio de su historia, serviría para convertirlo en uno de los más modernos y mejor dotados del país. En 1995 el Ministerio de Defensa cierra sus puertas y se incorpora a la red del Servicio Galego de Saúde. Se inaugura en 1998 y pasa a denominarse Hospital Abente y Lago.  

Ezequiel Abente y Lago nació el 3 de abril en la villa de Corcubión, donde su padre Leandro Abente era médico. Tras licenciarse en medicina, ingresó en el Cuerpo de Sanidad Militar en 1864. Tuvo diversos destinos. Fue director del Hospital Militar de Badajoz, Granada, Vitoria y de Coruña en distintos momentos. Ocupaba este cargo cuando se produce la repatriación de los soldados procedentes de la Guerra de Cuba. Llegó a ser Inspector médico de 1ª clase. Fallece en Madrid en 1923.

 
Utilizamos cookies para prestar nuestros servicios y contabilizar las visitas.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso
Puede obtener más información aquí